6 formas de prevenir incendios domésticos este invierno

El invierno es un buen momento para que las familias se reúnan y celebren el final de otro año. Es un momento para divertirse y disfrutar mientras las personas se ponen al día y aprecian las cosas buenas de la vida. Pero el invierno también es una época en la que es probable que se produzcan incendios en hogares de todo el país.

El clima frío a menudo hace que las personas enciendan incendios o enciendan sus calentadores para prepararlos para su uso. Aunque pueden ayudar a mantener a las personas calientes, también pueden volverse extremadamente peligrosas.

De hecho, hay muchos peligros de incendio en su hogar que podrían ser una amenaza para todos en su hogar en esta temporada de fiestas. Tampoco se limitan a incluir chimeneas y calentadores, sino que también incluyen cosas como luces navideñas, velas y muchos electrodomésticos y de cocina. Estos también pueden producir cantidades intensas de calor y llamas que pueden extenderse rápidamente por toda la casa si no se manejan con suficiente cuidado.

Con estos puntos en mente, es vital que observe lo que puede hacer para mantener su hogar protegido esta temporada de invierno con los siguientes consejos de seguridad. Además de los detectores de humo y las alarmas de monóxido de carbono, existen algunos consejos útiles que puede utilizar para mantener a su familia segura en el invierno y evitar que los incendios domésticos se conviertan en una amenaza.

1. Mantenga su chimenea en buen estado mientras está completamente cubierta

Lo primero que debe hacer es observar cómo se cuida su chimenea. Esto es independientemente de si tiene una chimenea eléctrica o una unidad tradicional de leña.

Para empezar, siempre debes usar una tapa para tu chimenea. Se puede colocar una pantalla de chimenea sobre el fuego para evitar que las personas, especialmente los niños y los ancianos, entren en contacto directo con el fuego o la fuente de calor.

A continuación, debe mirar la fuente de calor en sí. Para una chimenea tradicional, debe reemplazar los troncos de madera con regularidad. Todo lo que se haya desgastado y tenga demasiadas cenizas debe reemplazarse con troncos frescos que se quemen más limpiamente y puedan controlar fácilmente cómo se mueve la llama. No olvide limpiar también las cenizas o los escombros viejos de su chimenea antes de volver a encenderla.

Una chimenea eléctrica debe probarse para asegurarse de que su cableado sea perfecto y que esté produciendo suficiente energía al tiempo que permite que el calor que genera se mueva limpiamente. Debe producir suficiente calor para mantener a las personas calientes y, al mismo tiempo, producirlo a un ritmo constante.

Sea responsable también al apagar el fuego. El bicarbonato de sodio es útil para un incendio tradicional ya que contiene bicarbonato de sodio, un compuesto que también se encuentra en los extintores de incendios. Espere hasta la mañana siguiente para limpiar las cenizas de la chimenea. Lleve esas cenizas a un recipiente de metal separado fuera de su casa para que se puedan enfriar.

Además, debe limpiar la chimenea de su chimenea todos los años si tiene una. Una chimenea puede desarrollar depósitos de creosota producidos por el alquitrán del interior de la superficie de la chimenea. Un limpiador puede ayudar a eliminar los depósitos de creosota para garantizar que la chimenea sea segura y completamente funcional.

No te olvides de estar atento a lo que pasa alrededor de tu chimenea. Aunque una cubierta puede ser útil, el calor generado por la chimenea aún puede irradiar lo suficiente como para calentar cualquier cosa a su alrededor. Mantenga siempre el papel y otros materiales inflamables lejos de su chimenea. Mantenga un rango de aproximadamente seis a doce pulgadas entre el fuego y otras cosas en su hogar.

2. Esté seguro en la cocina. Esté atento a cómo funciona la cocina y quién está en ella

Tenga cuidado con el funcionamiento de su cocina durante el invierno. Puede ser divertido cocinar alimentos para todos los miembros de la familia, pero aún así debe tener cuidado al hacerlo.

Esté atento a cómo los electrodomésticos que está utilizando. Siempre apague cualquier cosa si nota humo o si comienza a actuar de manera extraña.

Permanezca siempre en su cocina cuando la estufa esté encendida. Esta parte de su cocina es el área con más probabilidades de incendiarse.

Mantenga todas las asas de las ollas colocadas hacia la parte posterior de la estufa, o al menos lo más lejos posible de la llama desnuda. Esto es para evitar que las personas los golpeen o se derritan con el calor directo.

Más importante aún, asegúrese de tener suficiente espacio para moverse libremente por la cocina. No permita que muchas personas entren en su cocina al mismo tiempo, ya que podría estar demasiado llena. Esto podría hacer que las personas corran un mayor riesgo de tropezar con algo o volcar cualquier cosa en su cocina y causar aún más problemas.

Mantenga las tapas de todas sus ollas y otros utensilios al aire libre mientras cocina. Esto es para evitar que se propaguen los incendios que se pueden contener fácilmente. Una olla puede ayudar a calmar el fuego antes de que se propague. No olvide apagar la fuente de calor por lo que sea que esté en llamas.

No olvide pensar en la ropa que usa en la cocina. Siempre arremangarse antes de ir a trabajar para que su ropa no se incendie.

3. Maneje los calentadores dentro de su hogar con cuidado

El equipo de calefacción dentro de su hogar, particularmente los calentadores de ambiente, puede ser peligroso. Un calentador puede producir suficiente aire caliente para quemar algo en su hogar. La gran cantidad de energía necesaria para encender un calentador podría aumentar las posibilidades de que se inicien incendios en el hogar.

Mantenga siempre sus calentadores anclados en su lugar correctamente. Busque cualquier sujetador o característica de seguridad que pueda agregar para evitar que un calentador se caiga.

Use un temporizador en su calentador si su modelo no tiene uno. Se puede aplicar un calentador a una toma de corriente y puede permitir que ese calentador funcione durante un período de tiempo específico. Un temporizador inteligente podría incluso detener el calentador si no lo ajusta dentro de un período determinado.

Mantenga siempre sus calentadores al menos a tres pies de cualquier cosa en su hogar. Estos incluyen elementos de decoración, muebles y especialmente cualquier tejido en su habitación.

4. Use sus luces navideñas de manera responsable

Esté atento a cómo organiza sus luces navideñas. Aunque las grandes luces pueden ser decorativas y festivas, también pueden ser riesgosas si no las coloca correctamente o si sobrecarga el cable de extensión.

No dejes las luces de Navidad encendidas todo el día. Utilice un temporizador que los active en algún momento de la noche. Deje que el temporizador encienda las luces durante unas horas mientras las apaga alrededor de la medianoche. Esto no solo es para evitar que las luces se sobrecalienten, sino también para permitir que los vecinos duerman un poco.

Además, debe evitar conectar demasiadas luces a la vez. No conecte más de tres hilos de luces seguidos. Agregar demasiadas luces seguidas puede crear un riesgo de incendio significativo debido a la energía y el calor producidos.

Esté atento a los puertos abiertos alrededor de sus luces también. Un área abierta donde se supone que debe colocarse una bombilla podría ser un peligro de incendio debido a la cantidad de energía que produce esa luz.

5. Use velas de manera adecuada

Lo siguiente que debe hacer es verificar cómo usa las velas. En primer lugar, debes tener cuidado al encender velas. Pueden producir aromas agradables, pero una llama abierta puede ser peligrosa en cualquier situación.

Mantenga siempre sus velas alejadas de cualquier elemento inflamable. Estos incluyen pisos de madera y cualquier tejido que pueda incendiarse rápidamente.

Mantenga sus velas al menos a dos o tres pies de distancia de las áreas donde la gente pueda moverse. Esto es para evitar que los invitados, miembros de la familia o mascotas puedan derribar una vela.

Use un buen recipiente para su vela también. Un recipiente de vidrio puede evitar que la cera derretida dentro de la vela se derrame. También puede proporcionar un buen escudo sobre la llama abierta para que no se esparza sobre nada en su hogar.

6. Esté atento a cómo se organizan y preparan las decoraciones.

El último consejo es comprobar cómo se utilizan las decoraciones de su hogar. Muchos elementos de decoración de su hogar pueden ser inflamables.

Para empezar, mire su árbol de Navidad. Asegúrese de colocar el árbol en un área donde el calor no interfiera. Esto es importante independientemente de si tiene un árbol natural o artificial.

Esté atento a cualquier popurrí que planee usar en su hogar. El popurrí debe colocarse en un recipiente seguro donde se pueda notar el olor y al mismo tiempo evitar que los compuestos se expongan a fuentes de calor. Muchas hojas secas y otros elementos utilizados en el popurrí son inflamables.

Mira también cómo se utilizan las luces interiores. Aunque las luces navideñas de interior por lo general no consumen tanta energía como las de exterior, de todas formas debes estar atento a cómo empiezan a funcionar estas luces.

Esté seguro este invierno y asegúrese de mantener su hogar protegido de los incendios siguiendo los consejos de seguridad anteriores. Las estrategias preventivas simples sobre las que ha leído aquí son todas soluciones valiosas que garantizan que permanecerá protegido dentro de su hogar.

Related Posts

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad